¿Piel sensible? 7 Consejos para cuidarla

¿Tienes sensación de hormigueo, quemazón o ardor en la piel después de utilizar algún cosmético o con cambios bruscos de clima?

Es posible que tengas la piel sensible. La piel sensible es una piel que reacciona de forma exagerada (hiperreactiva) ante algunos estímulos.

Hay condiciones propias de la piel que están relacionadas, como la piel seca, los fototipos (color de piel) más claros, tener acné, dermatitis seborreica, rosácea, dermatitis atópica, entre otras.

Los principales desencadenantes son el uso cosméticos y  productos de aseo no adecuados para el tipo de piel, el frío y la humedad en el invierno, temperaturas altas en verano, consumo excesivo de alcohol y cigarro, entre otros.

Los síntomas que se presentan con mayor frecuencia son sensación de hormigueo, calor, picazón  y ardor en la cara y en algunas personas se puede ver un poco de rojez y descamación.

Aquí te doy algunos 7 consejos para poder cuidarla:

  1. Para la limpieza: Utiliza limpiadores faciales libres de aromas y color, en lo posible que estén indicados para piel sensible. Para secar la piel usa una toalla de algodón y realiza toques suaves, para nada frotes fuerte el rostro.